Kindness: ‘World, You Need a Change of Mind’ (Álbum)

kindness Kindness: World, You Need a Change of Mind (Álbum)

Poco hype de momento con un proyecto destinado claramente a generarlo. Un tio moderno, delgado, con pelazo, y con gusto por las melodías pop de los ochentas más (ejem) sensuales.
El británico Adam Bainbridge se estrena con ‘World, You Need a Change of Mind’, en el que se queda tan a gusto a medio camino entre tres aguas.

La primera, formada por el equipo de postmodernos del pop encabezado por Ariel Pink y con seguidores como Toro y Moi, Twin Shadow o, más convencionalmente, Girls y Destroyer. Una corriente reivindicativa de esa especie de pop ochentero de alta clase social, de prístina producción pero, irónicamente, deudora de las corrientes hipnagógicas y lo-fi de gente experimental como James Ferraro, Daniel Lopatin (Oneohtrix Point Never), o John Maus. Reivindicativa de la vuelta del saxo a la música actual y de las letras románticas alejadas de los prejuicios del indie pop. El baladón “Anyone Can Fall in Love” podría ir directo a M80. Y la nueva percusión para la versión de “Swingin’ Party”, de The Replacements, o “Bombastic”, con sólo teclados sobre batería y esa voz tan de Ariel Pink, son ejemplos claros de esta vertiente del disco.

Aunque menos distinguible por estar más impregnada a lo largo de todo el álbum, la segunda escena en la que se mueve Kindness es la del que R&B contemporáneo. La cadencia al cantar de Adam suena a sensualidad perezosa tras una tórrida noche. Recuerda a las canciones más húmedas de The Weeknd, Frank Ocean o Drake.

La tercera sería la más bailable. Un disco funk que suena tímidamente en “SEOD”, donde los graves teclados nos llevan a un libre albedrío de saxos ya en desde el primer corte. Que crece con el estribillo de “House” y el single “Cyan” y acaba estallando con los bajos de “Doigsong”. Disfrutarán aquellos que hayan bailado alguna vez con Junior Boys, Hercules & Love Affair, CEO o Hot Chip. Además, es por esta perspectiva bailable por la que entra otro lado clásico del disco. “Gee Wiz” y “Gee Up”, son punteos mano a mano entre David Byrne y Prince. Y éste último, parece reencarnado cuando suenan los coros, los saxos (otra vez) y las guitarras funk en la enorme, incluida aquí arriba, “That’s Alright”.

No se me asusten por las referencias. Son inevitables siendo como es éste un disco de debut, con el sonido propio de Kindness aún sin definir. Pero con una voluntad de estilo muy marcada, que lleva a Adam Baindridge, ya sea desde Londres o desde Berlín, a buscar entre los tótems, clásicos o modernos, del pop elegante y seductor.

badge spotify lrg Kindness: World, You Need a Change of Mind (Álbum)badge itunes lrg Kindness: World, You Need a Change of Mind (Álbum)
kindness world you need a change 300x300 Kindness: World, You Need a Change of Mind (Álbum)
Vota: